Inicio » Archivos » Salud y Actividad Física » Actividad Física y Deporte

El Gasto Cardíaco en el Ejercicio


Gasto cardíaco y ejercicio

El gasto cardiaco es la cantidad de sangre expulsada por el ventrículo izquierdo en la aorta cada minuto. El gasto cardiaco está determinado por:

El volumen de sangre bombeado por el ventrículo cada latido (volumen sistólico-VS)

El número de latidos por minuto (FC – Frecuencia cardíaca).

Gasto cardiaco = GC (ml/min)= VS x FC

En un adulto en reposo, el volumen sistólico es aproximadamente de 70 ml/latido y la frecuencia cardiaca de 65 latidos/min.  Cuando las demandas del organismo aumentan o disminuyen  se modifica el GC para satisfacerlas.

La reserva cardiaca es la proporción entre el gasto cardiaco máximo que puede conseguir una persona y el gasto cardiaco en reposo.

Los ejercicios aeróbicos durante al menos 20 minutos, elevan el gasto cardiaco y aceleran el índice metabólico. Una frecuencia de 3 a 5 sesiones semanales tiene una incidencia positiva en el aparato cardiovascular.

El ejercicio mantenido aumenta la demanda de oxigeno de los músculos. Después de varias semanas de entrenamiento una persona sana aumenta el gasto cardiaco máximo y, por consiguiente, aumenta la tasa máxima de aporte de oxigeno a los tejidos.

El Gasto Cardíaco

Un deportista entrenado puede conseguir un gasto cardiaco de hasta seis veces el de un sedentario durante la actividad debido a que el entrenamiento produce hipertrofia del corazón. Aunque el corazón de un deportista entrenado es mayor, el gasto cardiaco en reposo es aproximadamente el mismo que el de una persona no entrenada. Esto se debe  a que el volumen sistólico está aumentado mientras que la frecuencia cardiaca está disminuida. La frecuencia cardiaca de un deportista es de 40 a 60 latidos / minuto.

Otros efectos beneficiosos del acondicionamiento físico son un aumento de las lipoproteínas de alta densidad (HDL – colesterol “bueno”), un descenso de los niveles de triglicéridos y una mejoría de la función pulmonar. El ejercicio también ayuda a reducir la presión arterial, la ansiedad y la depresión; controlar el peso, y aumentar la capacidad del organismo para disolver coágulos sanguíneos. El ejercicio intenso aumenta los niveles de endorfinas. El ejercicio adecuado es un factor de inhibición de la osteoporosis.

 

Categoría: Actividad Física y Deporte | Agregado por: Dxte
Vistas: 1703 | Descargas: 0 | Valoración: 5.0/1


Total de comentarios: 0
avatar